COMPETITIVIDAD ECONÓMICA INTERNACIONAL Christian Manrique

Analizar las claves de la competitividad para poder afrontar con garantías el entorno económico presente y futuro. Eso es el objetivo que hemos perseguido en varios de los anteriores artículos publicados en este blog. Así, cuando diseccionamos el rating de países que más invierten en I+D y establecíamos una diferencia entre este indicador y el conjunto de variables que determinan el carácter innovador de un país, adelantábamos uno de los factores decisivos por el que se debe apostar para ser competitivos y estar en los grandes mercados.

Este factor determinará, en términos de relevancia competitiva internacional, qué países se sitúan en la primera línea de influencia internacional y cuáles deberán enfrentar las dificultades y limitaciones de ubicarse en un segundo nivel.

Leer más »

HURACÁN PATRICIA Christian Manrique

En este post explico las condiciones meteorológicas que han provocado el huracán Patricia y expongo cómo se pueden planificar cinco medidas imprescindibles para paliar las consecuencias de un fenómeno de estas características.  

Cuando las señales de alarma anunciaron la llegada del huracán Patricia a la costa occidental de México, muchos tenían en mente las devastadoras consecuencias del tifón “Haiyán” en Filipinas, que acabó con la vida de más de 6.300 personas. De hecho, esta comparación entre Patricia y Haiyán fue establecida por la ONU, atendiendo a criterios de magnitud y riesgo de catástrofe.

El temor ante un huracán de magnitudes históricas – de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson – era por lo tanto fundado y lo que nadie podía esperar es que, afortunadamente, las consecuencias no hayan sido tan graves como todos los datos hacían presagiar.

Es por esto que, el valor analítico de lo ocurrido es alto si se encauza y sirve para dotar de mayor consistencia al trabajo de planificación y previsión que debe hacerse a nivel mundial.

Si analizamos lo ocurrido, podemos señalar las causas fundamentales que explican que Patricia no haya causado tantos daños como los que imaginábamos para un huracán de esa categoría. Estas tienen que ver con el sistema de alerta y evacuación pero, sobre todo, con factores fortuitos, geográficos y con elementos naturales.

El sistema , básico y tradicional, ha funcionado de manera razonable. Pero cabe pensar que ha sido así porque lo que inicialmente era un huracán de categoría 5 se transformó en tormenta tropical.

El huracán aterrizó en una zona despoblada y no en los centros estratégicos industriales y productivos del puerto de manzanillo o en la zona turística de Puerto Vallarta.

Por otra parte, el huracán se transformó en tormenta tropical  en menos de diez horas y esto ha sido considerado algo histórico por el CNH (Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos). En este hecho se considera determinante la contribución de la barrera natural de la Sierra Madre Occidental – tal y como se señala en la edición de El País del 25 de Octubre citando al meteorólogo e investigador de la Universidad de Guadalajara, Ángel Meulenert – y el Círculo Volcánico Transmexicano.

En definitiva, podemos afirmar que en pleno siglo XXI, cuando contamos con un alto grado de desarrollo tecnológico y con fuertes elementos de innovación, seguimos dependiendo de la contribución de factores fortuitos y naturales cuando llegan riesgos naturales.

HURACÁN PATRICIA

¿Qué podemos hacer?

En el caso de Patricia ha habido cinco efectos fundamentales sobre los que se puede actuar con planificación y previsión:

  1. Inundaciones: Hay que preparar una red de aguas que sirva de soporte a la principal, que evacúe este tipo de aguas y que tenga una capacidad proporcional a la magnitud de los riesgos en cada zona.
  1. Corte de las redes de abastecimiento de suministro de agua, electricidad y comunicaciones: Hay que contar con unos sistemas de backup – como generadores de electricidad y depósitos de agua- que en caso de fuerza mayor natural garanticen los suministros.
  1. Deslizamiento de laderas: Hay que preparar un plan a partir de un análisis de la red de carreteras que determine los puntos de riesgo para actuar sobre ellos y tratarlos a través de diferentes soluciones de ingeniería de contención. La relevancia de actuar en esta línea es alta para que no se corten las carreteras y evitar así que poblaciones enteras se queden aisladas aisladas en mitad de un situación crítica.
  1. Destrucción y daños en edificios: Hay que introducir criterios anti-huracanes y anti-seísmos de manera generalizada y proporcional al riesgo de la zona en el diseño y construcción.
  1. Desbordamiento de ríos y línea de costa: Hay que diseñar barreras arquitectónicas que sirvan como contención, protección y defensa ante efectos climatológicos adversos y que, al tiempo, generen valor añadido que contribuya al desarrollo social y económico de zonas consideradas con alto riesgo de sufrir catástrofes naturales. Del mismo modo, en el caso de los ríos, hay que hacer un tratamiento efectivo contra el riesgo de desbordamiento en casos de lluvias torrenciales derivadas de tifones y huracanes.

Todos sabemos que existen causas de fuerza mayor que siempre escaparán de nuestra voluntad, pero no es menos cierto que contamos con elementos para que nuestra propia acción, planificada y estructurada, no deje sola a la naturaleza a la hora de velar por las poblaciones que se enfrentan a catástrofes naturales.

Si no queremos fiarnos únicamente de la suerte debemos planificar bajo una enfoque de resiliencia y debemos hacerlo de manera global y en todas sus dimensiones- infraestructuras, edificaciones resilientes, sistemas de comunicaciones, redes de abastecimiento, distribución y suministro.

Planificar y actuar con previsión puede parecer más caro de entrada pero es más barato si lo comparamos con los costes de daños materiales y de reconstrucción. Y desde luego, cualquier coste será más razonable que el de afrontar pérdidas humanas, que siempre son inasumibles.

 

DRIVERS DEL NUEVO MODELO PRODUCTIVO (Y III) por Christian Manrique

TECNOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

 En este post, al igual que en los dos anteriores bajo el mismo titular, analizo el resto de áreas geográficas y su core competitivo de: África, Middle East, Europa, Rusia, China, India, Japón, Indonesia, Filipinas, y Australia.

África

África será el área con la tasa de crecimiento poblacional más elevada, donde de los 2.400 millones de personas que representarán el crecimiento de población entre 2015 y 2050, 1.300 millones serán en África. Así, pasarán de 1.186 millones en el 2015 a 2.478 millones en el 2050.

En el África subsahariana, el tratamiento y distribución de agua (especialmente en el centro y oeste de la región), la mini hidro (en el este) y la energía solar fotovoltaica, encabezan las oportunidades de desarrollo.  Todo ello acompañado por la generación de las líneas eléctricas. Además, es una zona que puede obtener ventaja en las instalaciones de los avances en redes de comunicaciones.

En la grandes ciudades cobrará especial relevancia la gestión de los residuos sólidos y en el norte de África, será clave el tratamiento y las redes de agua, la energía solar fotovoltaica y la solar termoeléctrica o CSP.

Middle East

El tratamiento y las redes de agua, por un lado, y  la generación de energía solar fotovoltaica y  solar termoeléctrica o CSP, por otro lado, se presentan como elementos centrales.

Europa

Europa cuenta con una población de 738 millones y para el 2050 se espera una reducción hasta los 707 millones.

El futuro de Europa depende de una apuesta contundente por la tecnología y el conocimiento. A través del capital humano y la inversión en I+D+i, Europa debería lanzarse sobre una nueva revolución industrial para crear mercado, centrándose especialmente en cubrir la demanda creciente de servicios y productos con alto valor añadido, tanto para la ciudadanía como para las empresas, y persiguiendo un horizonte de mejora de la calidad de vida.

En el área energética y de servicios básicos se deben instaurar los modelos de redes de servicios inteligentes, al igual que sistemas de eficiencia y control energético.

En las infraestructuras de transporte es crucial que se tienda hacia la movilidad eléctrica (autobuses, coches, trenes, barcos).  En este ámbito, la capacidad para generar información en tiempo real para el transporte y la logística serían elementos de clara ventaja diferencial. El camino pasa, por lo tanto, por avanzar hacia un sistema de infraestructuras digitales.

En el área industrial, tiene amplio recorrido la aplicación de los sistemas ciber físicos (CPS).

Rusia

Rusia cuenta con 143 millones de habitantes y se espera un reducción de los mismos hasta los 128 millones.

El agua, el tratamiento de las aguas residuales, el aprovechamiento de la energía hidráulica a través de plantas de mini-hidro y el tratamiento y valorización energética de los residuos sólidos cuentan en esta zona con un claro margen de desarrollo.

China

China tiene un población de 1.376 millones, que se espera se incremente en el 2030 para descender hasta los 1.348 millones en 2050.

Sufre masificación de población en la zona costera y se encuentra en un proceso de atracción de población hacia el interior, donde las posibilidades de desarrollo están en la energía eólica y la solar.

Además, necesita con urgencia rebajar sus niveles de contaminación (lo que otorga fuerza a la sucesiva implantación de los vehículos eléctricos) y racionalizar su consumo energético (lo que abre todo un campo de acción alrededor de la implementación de procesos de eficiencia energética)

India

La población actual de la India es de 1.311 millones, estimándose alcance los 1.705 millones en 2050, superando a China.

Millones de personas carecen de acceso a los servicio básicos, la demanda energética es cada vez más fuerte y la necesidad de reducir las emisiones es acuciante.

La energía eólica, la solar fotovoltaica y CSP, el agua y el tratamiento del agua y de los residuos, son elementos de importancia muy significativa en este área.

Así mismo, la industria alimenticia puede tener su foco de implantación y desarrollo en el país.

Resto de Asia

Japón, con una población de 126 millones, descenderá a 107 en 2050. Tiene un potencial desarrollo con la solar y con la aplicación de los sistemas ciber físicos a la industria.

Indonesia, con una población actual de 257 millones de habitantes, alcanzará la cifra de 322 millones. Filipinas pasará de los 100 millones a los 148.

La geotermia (especialmente en Indonesia y Filipinas), el tratamiento de aguas, la mini hidro y las redes de distribución de agua tienen un recorrido muy atractivo en la zona.

Australia

La población de Australia en el 2015 es de 24 millones, con una proyección de 33 millones para el 2050.

Para poder superar la actual situación de la bajada de precios de las commodities tiene que fomentar de manera profunda el desarrollo tecnológico, para implantarlo en la infraestructuras (infraestructuras digitales), redes inteligentes (gestión de las redes de agua, eléctricas…) y la eficiencia energética.

Del mismo modo, necesita realizar actuaciones resilientesen la ciudades y en las infraestructuras, de tal manera que se prepare frente al cambio climático y desastres naturales que le provocan las inundaciones y sequías.

Los datos sobre población para este post se han extraído de a web de UNDP.